Blog Action Day contribution!!

Perdón porque éste post se fué sin texto. Pero acá está mi contribución.

"Llevando hacia adelante una civilización en contínuo progreso"

Eso, sino más, es el objetivo de nuestra raza. Estamos 100% concientes que vivimos para la prosperidad y no para la austeridad o pobreza.

De hecho, los escritos bahá'ís aseguran "Te he creado rico". Entonces la pregunta que cabe es:
¿Cómo construir una civilización en contínuo progreso?

Tan apremiante como la reflexión a ésta pregunta, es la respuesta que cada uno de nosotros le dé.
Primero, partiré del supuesto que:
Si la oscuridad es la ausencia de la luz, y por lo tanto la claridad es la manifestación física de la presencia de la luz; y el frío, es la ausencia del calor, y por lo tanto el calor es la manifestación de la interacción de varios componentes generando energia; y por consiguiente ambas cosas, la luz y el calor, son hechos que ocurren y por lo tanto, sus manifestaciones físicas no son más que pruebas de su existencia, y claramente la oscuridad y el frío no existen, porque son meras ausencias.
Lo mismo sucede con la riqueza y la pobreza.
La pobreza es la ausencia de prosperidad, por lo tanto, no tiene una existencia real, ya que la riqueza se mide en cantidad de posesión de dinero, materiales, etc., mientras que la pobreza no puede ser medida, sino en estado de ausencia.
Por lo tanto, la manifestación física de la prosperidad es LA RIQUEZA.

De pobreza, hablamos en 3 términos.
La pobreza Económica, la clásica, la que todos conocemos y percibimos, y se manifiesta en las carencias, tanto de recursos económicos, como alimentación y bienes que satisfagan las necesidades más básicas de los individuos.
La Pobreza Política, y está basada en la acción de la toma de decisiones, tanto básicas como globales. Ésta, se mide en cantidad de participación que un individuo tenga en cuanto a su poder de decisión. Por lo tanto, sabemos y estamos concientes, que éste tipo de pobreza, también es abundante.
En tercer ámbito, está la Pobreza de Información. Ésta es la más preocupante y la causa de las 2 pobrezas anteriores, y por lo tanto, está basada en la inserción de un miembro de la sociedad en las fuentes de información. Acá, cohabitan ambientes como la educación, la tecnología, la ciencia, las artes, las calidades académicas, y todo aquello que tenga que ver con el crecimiento intelectual del individuo y su participación de la información.

Hablar de Pobreza, en términos generales, no nos asegura que encontremos una solución al problema, pues la pobreza como manifestación es prácticamente inexistente, y llamamos así únicamente a la carencia de PROSPERIDAD y todas las manifestaciones de ella.
Por lo tanto, la pobreza no es un problema en sí, sino una consecuencia de otra serie de problemas.
Por lo tanto, si queremos 'llevar hacia adelante una civilización en contínuo progreso' tenemos que revisar aquellas necesidades básicas, suplirlas, generar oportunidades para que ésto sea sostenible y generar prosperidad.

Recién estoy leyendo el libro CREADO RICO, de Patrick Baker, Traducido al Español por Ann Hoff-Fanaian.
En él, se exploran actitudes espirituales que trabajan junto a los medios materiales para alcanzar la prosperidad.
El autor, parte del hecho de que todos los seres humanos hemos sido creados para vivir en la riqueza, Definido por la Real Academia Española como 'Abundancia'. En éste término, simplemente riqueza significa: 'suplir las necesidades básicas, y su exceso (o abundancia) que queda de ésto, es sinónimo de riqueza'.

Por lo tanto, la riqueza está más cerca de lo que nosotros consideramos.
Haré una breve reseña de las actitudes espirituales, complementando el por qué una mera sobra (equivalente a ingreso-egreso=1) se puede convertir en la solución para erradicar la pobreza y generar una prosperidad sostenible.

Éstas actitudes espirituales no están desprendidas de los escritos bahá'ís, de hecho, conforman la tabla de Bahá'u'lláh "Lawh-i-Tarazát" (Tabla de los Ornamentos).
Entre ellos se encuentran (cituando textualmente los escritos):
  1. EL PRIMER TARÁZ y la primera refulgencia que ha amanecido desde el horizonte del Libro Madre es que el hombre debe conocer su propio ser y distinguir lo que conduce a la sublimidad o a la bajeza, a la gloria o a la humillación, a la riqueza o a la pobreza.
  2. EL SEGUNDO TARÁZ es relacionarse con los seguidores de todas las religiones en un espíritu de amistad y compañerismo, para proclamar lo que manifestó el Orador del Sinaí y actuar con justicia en todos los asuntos.
  3. EL TERCER TARÁZ concierne al buen carácter. Un buen carácter es, en verdad, el mejor manto de Dios para los hombres. Con él adorna las sienes de sus amados.
  4. EL CUARTO TARÁZ concierne a la confiabilidad. Verdaderamente, ésta es la puerta de la seguridad para todos aquellos que moran en la tierra y un signo de gloria por parte del Todomisericordioso.
  5. EL QUINTO TARÁZ concierne a la protección y preservación de las posiciones de los siervos de Dios. No se debe ignorar la verdad de cualquier asunto, más bien se debe manifestar lo que es correcto y verdadero.
  6. EL SEXTO TARÁZ El conocimiento es uno de los maravillosos dones de Dios. Adquirirlo es responsabilidad de todos. Las artes y los medios materiales que se manifiestan en la actualidad se han logrado por virtud de Su conocimiento y Su sabiduría, que fueron revelados en Epístolas y Tablas mediante su Muy Exaltada Pluma, una Pluma de cuyo tesoro salen a la luz las perlas de la sabiduría y la prolación, así como las artes y los oficios del mundo.
Si uno es bastante observador, cada una de las recomendaciones de Bahá'u'lláh en una de sus tablas, son precisas y específicas sobre las actitudes que uno debe tomar, o debe considerar para promover la prosperidad, generar prosperidad en su vida, o ser partícipe de ella cuando ya se posee.
Sin embargo, la situación mundial no es así. Por lo que, como buen consejo, deberíamos voltear hacia aquello que atraiga las bendiciones, y considerar aspectos importantes y relevantes que nos atraigan hacia la riqueza (o que nos atraiga riqueza).

Una de las grandes actitudes, es aquella que tengamos hacia la pobreza. Podemos ser receptores de ella siendo conformistas y en silencio. Podemos resignarnos hacia ella, y no trabajar por salir de nuestra situación.
O podemos volvernos concientes y empezar a actuar.
La verdadera riqueza o pobreza no la dan los asuntos materiales, si no nuestras propias convicciones hacia ella.

Asegurar el bienestar de la humanidad, es una tarea en colectivo.
Medita: ¿Quién ha de ser preferido, aquel que protege su cuerpo, su vida y sus posesiones o aquel que lo entrega todo en el sendero de Dios? Juzga con rectitud y no seas de los injustos. Aférrate a la justicia y adhiérete a la equidad para que quizás así no utilices, por motivos egoístas, la religión como trampa, ni pases por alto la verdad por amor al oro. (Bahá'u'lláh- Tabla de Tarazát)
Ahora bien, ésta manifestación de prosperidad no se da a cualquiera. Es una atracción de la benevolencia de Dios, gracias al esfuerzo del individuo y las confirmaciones que éste recibe.

Por lo tanto, nosotros, hacia nosotros mismos, debemos:
  1. mantener una actitud mental positiva
  2. deseo de poseer riqueza (liberándose del apego)
  3. Un plan de acción práctico (que pongamos en marcha desde hoy)
  4. Consistencia (y fe en las confirmaciones)
  5. Persistencia y perseverancia
  6. Confiado de nuestra intuiciónHumildad
  7. Motivo puro (y acorde a las necesidades de la humanidad, para llevarla hacia adelante)
  8. Desprendimiento y desapego al mundo y a todo lo que hay en él. NO EN CONDICIÓN DE POBREZA, SINO PARA ELEVAR LA CONDICIÓN ESPIRITUAL
Entonces, La verdadera riqueza y pobreza está en nosotros y nuestras actitudes.

Mi contribución al Día de la Blogacción, va más para reflexionar cada uno con respecto a nuestro potencia del hacer desarrollar nuestra civilización a niveles insospechados.
Sólamente en mi país el 76% de la población laboral está subempleada. Eso quiere decir que un 24% contribuye regularmente al Gobierno para el gasto Público. Es decir, que se percibe nada más una cuarta parte del potencial económico del país. Con esto, ya se hace mucho, pero aún falta. La conciencia la tomamos cada uno para nosotros, nuestras familias, nuestros hogares. No esperemos de la noche a la mañana la riqueza. Ésta se trabaja día a día, año con año, y con mucho esfuerzo. LO QUE HAGAMOS CON NUESTRA RIQUEZA DEBE ESTAR DESTINADA AL DESARROLLO DE LA HUMANIDAD. (si no, nuestra misma riqueza nos hará reconocerlo, para muestra, la situación actual mundial, donde la actitud de servicio es nula, y el egoísmo se ha retratado en su máxima expresión, y ahora, pocos tienen mucho, algunos tienen poco, muchos tienen muy poco, y otros tantos no tienen NADA)

Con amor a la humanidad!... MAUXITO LEMUS


Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta de agradecimiento a la memoria de un amigo

Salarrué - La primeritita comunión Menchedita Copalchines

Cualidades de un Publicista