10 mesas en un café en el aeropuerto.

Mesa 1. Un piloto celebrando su 100° vuelo con su familia y amigos (son 6, puede ser cualquier celebración). Piden cervezas, y todos se ríen con fuerza. Son la mesa más alegre.

Mesa 2. Una pareja que va de 2da Luna de Miel. Son de clase media, muy enamorados, comen juntos y se dan bocados uno al otro, mientras intercambian besos y tienen las piernas entrelazadas.

Mesa 3. Él es un maestro de yoga que se encontró de casualidad con una amiga que viene viajando, y coinciden en el aeropuerto con itinerarios parecidos. Ella es vegetariana. Él ha estado en la India y allá se conocieron.

Mesa 4. Una familia de 4. Ella es empresaria, él tiene un cargo diplomático. Los hijos tienen 12 y 9 años. Están yendo a sus vacaciones del año a Europa. Es la primera vez en años que viajan juntos nuevamente. Ella está preocupada viendo el celular insistentemente. Mientras él no para de ver el reloj. Los hijos hablan de su último viaje juntos.

Mesa 5. Un grupo de 5 amigos que están viajando juntos en un intercambio de estudios. Están cenando mientras juegan UNO ( o cualquier juego de mesa).

Mesa 6. Él es un representante de una comunidad indígena que lucha por los derechos humanos. Está viajando con su hijo a un encuentro de líderes indígenas.

Mesa 7. Una pareja de lesbianas que están esperando a una pareja de amigos (posiblemente gays) qué vienen a quedarse a la ciudad, el vuelo se ha retrasado y tienen que esperar en el aeropuerto a que lleguen.

Mesa 8. Ellos son una pareja de más o menos 28 años que están viajando por Latino-américa. Tienen mochilas grandes y están revisando sus cuadernos y notas mientras revuelven sus cosas para sacar dinero para pagar la cuenta.

Mesa 9. Ella es una señora de 60 años que viene de realizarse una operación en un destino de turismo médico, acaba de recuperarse por completo y está con su esposo de más o menos 65 años. Él la ha recibido con un ramo grande de rosas rosadas envueltas en un papel azul. El carga con la maleta de ella.

Mesa 10. Soy yo. He regresado de conocer al amor de mi vida. Hemos pasado la mejor semana juntos, en su ciudad. Le he ido a conocer y decidimos comprometernos. Hemos estado chateando por horas en whatsapp y mientras nos escribimos le cuento qué están haciendo todos y cómo nos vemos en algunos años.
Al final, le estoy describiendo lo que veo a mi alrededor, las 9 mesas, las 9 historias, las 9 vidas que por un instante están reunidas, compartiendo y celebrando.

Minutos más tarde, despierto, y me doy cuenta que simplemente me he quedado dormido. Faltan todavía 2 horas para abordar el avión. Los nervios aumentan. Estoy listo para irme y empezar ese viaje.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta de agradecimiento a la memoria de un amigo

El significado espiritual de la Primavera

Quiero Seguir Soltero.