somos hermanos.

Cuando la edad empieza a despuntar... hacia el horizonte más lejano,
- entonces uno realiza y se da cuenta de que a veces, sólo a veces, no ha quedado el tiempo suficiente para pensar
Pensar,
más que un ejercicio mental,
es un ejercicio espiritual...
y entonces, solo entonces, en la meditación, en las pausas, en la vida
uno es consciente de quién es, de qué hace, de qué dice, de quién quiere llegar a ser, a dónde, hacia dónde se encuentra ese nuevo horizonte.

Hoy,
mi hermana, me hizo quedarme en silencio, con los ojos llenos de lágrimas, pensando.
Dejamos de ser los niños que se levantaban a las 6am para ver Popeye, desayunar hotcakes con chocovitos, pasarse el día inventando juegos (porque no teníamos juguetes, y los que teníamos eran pocos, muy pocos), íbamos al colegio, nos ayudábamos en las tareas, teníamos muchos amigos, nos tomábamos de la mano en las calles, íbamos a los centros comerciales y pensábamos qué hermoso mundo el que estábamos descubriendo. Viajábamos a San Salvador en pijamas, aun con la colchita en el carro por el frío de Santa Tecla.
Eramos unos niños comunes y corrientes, nos mojábamos con la lluvia, sembrábamos arbolitos, plantitas, semillas. Veíamos Luz Clarita, hacíamos travesuras, los bañábamos en la cochera con la manguera, nos tirábamos harina, cocinábamos juntos, comíamos juntos.
Nos peleábamos, nos gritábamos.
Nos pedíamos perdón, pedíamos permiso, nos queríamos como nunca.

Ahora también nos queremos, como nunca antes nos quisimos.
Ahora nos queremos más porque todo eso que vivimos juntos, nos hace felices.
Recordamos los días en que a veces no teníamos para comer, y nos conformábamos con un plátano con crema.
Recordamos los días en que andábamos en bus a las 9 de la noche, o nos tocaba caminar juntos en lo oscuro de las calles.
Recordamos el día en que se metieron a robar a la casa, y nos dejaron sin tele (y sin la película de Mulán que habíamos dejado en el carro un día antes y se había arruinado, porque era cassette para VH).
Recordamos el día en que se murió nuestro abuelito, y aceptamos la noticia como niños maduros porque entendíamos la vida, la muerte y sus procesos.
Recordamos el día que inventamos una fiesta, con pastel de macarrones, y como no teníamos globos, inflamos todas las bolsas de súper que teníamos y las colgamos.
Recordamos tantos días, tantos, tantos, tantos, como 18 años o 20 años juntos.

Porque todos estos años, aunque no parezca, hemos sido más felices, muy felices... porque estamos juntos y seguimos estando juntos, y siempre lo estaremos.

Nadie se imagina el amor que hay entre nosotros, porque nos ha tocado que pasar momentos muy duros... y más duro es saber que sólo nos teníamos a nosotros. Porque nuestro amor es eterno.

Gracias Gab por tu post en mi wall. me hiciste llorar. pero no porque me ponga triste, o feliz, o lo que sea que sienta. me hiciste llorar porque me hiciste recordar que somos hermanos, y que esto, al fin de cuentas, es el regalo más grande que Dios nos dió. Te amo hermana.

Que triste es pensar que has dejado de ser un niño
que te has vuelto hombre de la mañana al día,
y que caminas lejos, en otras latitudes,
buscando tu rumbo tan lejos del mío.

Que triste es pensar que todo termina
que pasa la vida y hasta lo más tierno se olvida
y que el eterno caminante cae un día al suelo
y hasta el mejor amante comienza a amar en duelo...

Hoy, alejados por completo de nuestra infancia,
de nuestros años prófugos, de soledades cómplices,
de todo ése tiempo que soñábamos con vivir sin saber que ya vivíamos,
de la belleza genial de una pasada inocencia que nos crecía...

Hoy, nos van brotando los años, lentos pero firmes
...

y comienzo a recordar y te imagino durmiendo tus secretos,
sobre una cama blanca, silenciosa, muda y tu sueño, a ratos inquieto,
a ratos sereno, nos desea a todos felicidad y un alto vuelo.

(lea el original Poema para mi hermana de Gonzalo Osses Vilches)
1 comentario

Entradas populares de este blog

Carta de agradecimiento a la memoria de un amigo

El significado espiritual de la Primavera

Cualidades de un Publicista