conversaciones

- Decime, vos, ¿por qué llorás?
- no lloro. me libero.
- ¿estás seguro?
- ¿cómo no estarlo?.

- Venite. Te quiero aquí conmigo.
- ¿hay espacio?
- No. Pero cuando estemos juntos seremos uno sólo.

- ¿Existe la distancia?
- No.
- ¿Entonces, por qué estás tan lejos?
- yo no estoy lejos. vos estás aquí y yo estoy allá. Estamos juntos.

- ¿Ya te vas?
- sí.
- ¿vas a regresar?
- sí.
- Te tengo que dejar ir para que regresés.

- Hola, ¿estás solo?
- no. Nunca estamos solos. Estamos aquí para hacernos compañía.

- Prometeme que no me vas a dejar.
- Te lo prometo.
- Prometeme que te vas a quedar conmigo siempre.
- Te lo prometo.
- ¿Vas a poder?
- No, pero tengo la Fe de que así sea.

- ¿Hay alguna receta para no sufrir?
- sí. Pensá en que "Esto también pasará".
- ¿Y para ser feliz?
- también. Pensá en que "Esto también pasará".

- ¿Qué hice?
- "Di:... El día prometido ha llegado, día en que pruebas atormentadoras se agitarán por encima de vuestras cabezas y bajo vuestros pies, diciendo: ¡Gustad lo que vuestras manos han forjado!"

- ¿Y ahora qué tengo que hacer?
- "Atestiguo... que el favor es completo, el argumento se ha cumplido, la prueba es manifiesta y la evidencia se ha establecido. Ahora, que se vea lo que revelarán vuestros esfuerzos en el sendero del desprendimiento."
1 comentario

Entradas populares de este blog

Carta de agradecimiento a la memoria de un amigo

El significado espiritual de la Primavera

Quiero Seguir Soltero.