¡Ay, señora, mi vecina!...

(Estoy leyendo, de nuevo, mi libro de NUEVE POETAS CUBANOS, el libro que compré cuando fui a Cuba. La cosa es que este poema de verdad me encanta! tiene tanto ritmo y música, y evoca sentimientos difíciles de explicar... aquí se los dejo)


¡Ay, señora, mi vecina!...
¡Ay, señora, mi vecina,
se me murió mi gallina!
Con su cresta colorada
y el traje amarillo entero,
ya no la veré ataviada,
paseando en el gallinero,
pues señora, mi vecina,
se me murió la gallina,
domingo de madrugada;
sí, señora, mi vecina,
domingo de madrugada;
ay, señora, mi vecina
domingo de madrugada.

¡Míreme usted como sudo,
con el corral enlutado,
y el gallo viudo!

¡Míreme usted como lloro,
con el pecho destrozado,
y el gallo a coro!

- Nicolás Guillén
- Cuba
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta de agradecimiento a la memoria de un amigo

Salarrué - La primeritita comunión Menchedita Copalchines

Cualidades de un Publicista