¿Por qué no participaré en la Colecta de Techo?

De una de mis notas en Facebook
_______________________________________________________________

Debido a las recientes invitaciones para participar en las construcciones y colectas de Techo, y otras actividades que han estado realizando, me parece oportuno compartir mi sentir (y pensar) sobre esta y demás actividades de la ONG.
Debo aclarar que no es un sentir (ni pensar) generalizado, y es únicamente mi punto de vista en éste momento.
A las personas que se los comparto, es porque yo sé que tienen el criterio para entender(me) y porque también sienten lo mismo, y saben que cualquier aporte significativo hacia la humanidad hoy es ponderante.

Yo, desde siempre, he pensado que Techo hace una labor "distinta" a la que hacen otras ONG's. Y lo que más me gusta es que es una ONG de jóvenes, movida por jóvenes y que sigue alimentándose del esfuerzo de jóvenes.
De hecho, intenté ser voluntario participando en Habilitación Social, dónde pensé que quizá podría ser útil, pero la vida me fue apartando y, ojalá algún día, las ideas que tengo para Techo, se logren realizar, por mi, o por cualquier otro.



El punto de esta nota, es por qué no participo. Bueno, hay 2 razones principales.
La primera, y el gran motivador, es que no creo que esta sea la alternativa "saludable" para la solución de un problema tan complejo como lo es la pobreza. Porque con una casa se puede cambiar el entorno pero no la realidad. Otras experiencias han demostrado que, por falta de "cotidianidad" en el uso de lo que consideramos "normal" dentro de una casa, de block o ladrillo, como un inodoro o una ducha, no es lo común o usual en las zonas rurales, sobre todo las de nuestro país; por lo que las familias al no saber qué hacer con ellos, los arrancan, los venden o los usan para "otras" cosas. Entonces, aunque cambiemos su entorno, no cambiamos sus hábitos. He allí por qué creo que construyendo casas, de emergencia (lámina) o de madera, no es el inicio de un cambio radical.
Yo sé, y lo entendí bien desde la primera, es que esto es sólo una primera fase de un programa que tiene varios proyectos, sobre el cual se desarrolla todo un nuevo sistema de vida para las familias, en el que se busca construir viviendas permanentes y se logra cambiar su realidad, a través de un proceso de habilitación social (como si no estuvieran habilitados para vivir en sociedad).
El punto es que, es el enfoque, no la visión, la que no comparto, y por lo tanto, no voy ni a las construcciones ni participo en las colectas, porque no creo en este sistema.

Nadie me puede decir que es por pikis, o porque no quiero ir a vivir con familias pobres para "descubrir una realidad oculta" porque he dormido 1 año en una zona rural, con pulgas, chuchos, sapos, culebras, alacranes, hormigas, en colchonetas y a veces en el suelo. He caminado en el lodo, me he caído en laderas, mojado en ríos, y de todo eso hay fotos, que yo tomé.

La segunda razón, es porque creo que todo este movimiento, emoción, esfuerzo, no es permanente, ni trascendente. Es temporal y aunque está enfocado, está limitado en temporalidad, ya que puede decirse que concluye. Entonces, ¿Para qué gastar mi tiempo hoy, en cosas que no van a seguir en el futuro?. No es que sea egoísta, es que soy realista.
Yo creo firmemente que mis esfuerzos deben ser trascendentales, y que cualquier cosa que haga tiene que dejar una huella permanente. Una vivienda de urgencia no lo es. Una capacitación para un trabajo "sencillo", tampoco lo es. Vivir 2 o 3 días en un campamento de construcción no me hace conocer la realidad, y aunque es "touching", no me va a despertar para hacer algo "verdadero".
Lo que siento, y aplaudo, es que es una buena iniciativa para hacerte abrir los ojos, a algo que, de plano, es desconocido para un montón de gente (sobre todo jóvenes, y de los más pikis, de las universidades más pikis) y que al final, son los que toman decisiones para que "esta gente" siga viviendo o permanezca en situación de pobreza (cualsea el nivel). Claro, lo que se intenta es que esas nuevas decisiones que van a tomar, ahora sean para sacar a la gente de la pobreza, hacia un nuevo nivel de prosperidad.
Ese es el punto. NO HAY UN DESPUÉS DE SALIR DE LA POBREZA. No hay un plan para sacar a la gente de la pobreza. No hay un desarrollo de una situación próspera que sea autosostenible. No hay un motivo fuerte para potenciar en la misma gente una necesidad de salir del círculo vicioso de la pobreza. Es nada más una ayuda externa, que viene, que se queda un rato, y que después se va.

Es por eso que, aunque apoyo y aplaudo algunos de sus esfuerzos. Me alegra que algunos de mis amigos y compañeros participan de esta ONG. Yo, no participo. Porque no voy a participar en algo, que no va a contribuir a hacer un cambio positivo, trascendental, y sobre todo, enfocado en una NUEVA SOCIEDAD, en la que la Prosperidad sea el hito.
¿Por qué seguir apelando a la pobreza?
¿Por qué demostrarle a la sociedad que los jóvenes estamos "comprometidos"?
¿Por qué pedirle centavos a la gente, en las calles, incomodando, para que nos vean, y piensen que estamos haciendo algo bien grande en contra de la pobreza?
¿Por qué asolearnos todo el día, pidiendo monedas, imitando a los niños pobres, haciendo relajo, para que al final, solo sea una emoción efímera?



Les voy a contar qué estoy haciendo yo, que me creo tan crítico y tan "todopoderoso" sobre esta situación. Si están interesados, pueden leer la otra nota.

Eso sí, insisto, es lo que pienso hoy, y nada me va a impedir que quizá mañana crea otra cosa. Pero me tienen que demostrar que estoy equivocado.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta de agradecimiento a la memoria de un amigo

Salarrué - La primeritita comunión Menchedita Copalchines

Cualidades de un Publicista