aló. Sí?



Aló... Sí, buenas... Le habla R.L (Mauxito). Fíjese que quería hablar con don O.G. (el cliente) para ver que ondas con el cheque.
- Ajá. permitame. quién dice que le llama?
- R.L. el que ha estado trabajando el diseño para él.
- Ah!, ya! (como si supiera de quien se trata). qué quiere que le diga?
- No, esque, yo necesito hablar con él. Para ver el estado del cheque.
- Mire hijo. (ya con tono de señora). Lo que pasa es que eso de los cheques no lo ven aquí.
- Ah, y con quien tengo que hablar?
- Allí sólo que le pregunte a don O.G. para ver quien le atiende?
- (por cuarta vez) Entonces por qué no me lo pasa. Esque me urge un poco eso.
- Esque creo que él no está en la oficina ahorita. Pero déjeme ver.
piiip. piiip... (musiquita de espera, tipo la del camión de los sorbetes.. tararará rará rará... tarararararara taratá!)...

- Aló. (esperando voz de hombre del otro lado)
- Aló. hijo. (con voz de mujer, y la misma!)
- sí. (con voz de frustración)
- Mire, esque don O.G. no está. le quiere dejar un recadito
-(2:05 mins, y $0.50 de saldo después). No gracias. mejor le mando un correo.

Y así fue.

Qué ganan las recepcionistas frustrándolo a uno?. Es que serán acaso una especie de mutante alienígena que se nutre de las frustraciones de uno?
En fin. estoy empezando a pensar que uno realmente ya no necesita el teléfono para tratar con clientes. a veces, basta y sobra un correo electrónico para salir de la necesidad.
Costo: equivalente en tiempo internet.. que varía desde $0.25 a $0.0000000000025
Tiempo: depende de lo que se quiere decir ... que varía de 10 segs a 10 mins

3 comentarios

Entradas populares de este blog

Carta de agradecimiento a la memoria de un amigo

El significado espiritual de la Primavera

Cualidades de un Publicista