Reflexiones en torno a La Nacional

El pasado 11 de Octubre fué la primera vez que tuve la oportunidad de tomar algunas clases en La Universidad Nacional (UES-Universidad de El Salvador)... sí, estuve allí en el Departamento de Letras, en el aula 34...

La verdad, fué un momento para pensar, y pensar, y pensar, y valorar! no porque todo lo que haya en la UES sea feo, o viejo, o arruinado, o corrupto (hablando comunicacionalmente), sino porque me dió chance de ser por primera vez en mi vida INVISIBLE.

Invisible para volver a ser yo, y pensar en todo aquello que me hace ser yo.

Era increíble ver como simplemente dejaba de ser yo, y volvía a serlo con más fuerza.
Y es que estudiar en una universidad tan tan tan grande en comparación a una tan pequeña como la mía, te da la sensación de ser una nada en un gran espacio infinito.
Tengo 4 puntos importantes sobre los que reflexionar

1. No somos nada, a menos que algo deje de serlo para que nosotros podamos serlo.
Simbólicamente no somos nada, porque no representamos nada, hasta que algo deje de representar algo más importante, y deje de ser relevante, para que nosotros tengamos valor.
Es increíble como de repente te puedes encontrar ensimismado en conductas egoístas, cuando hay tanto a tu alrededor que merece tener más valor... eso es lo que importa.
2. No sé lo que veo, hasta que otro lo ve por mí
y parece que esto fuera una ley, pero cada vez que paso desapercibido por algo, o alguien, parece ser que es interesante. Es más interesante aún porque realmente no llama la atención, no comunica, no establece un vínculo, pero de repente, si, de repente tiene sentido, cobra sentido para mí, para mi entorno. Lo que antes no veía, una comodidad, una seguridad, un sentido de ubicación, una cora, de repente se vuelve importante, y se vuelve parte indispensable... y no es que falte, es simplemente que no se siente, por lo tanto, no significa.

3. La responsabilidad de vivir, es más importante que la de ser
Y es que después de analizarlo, yo voy a clases simplemente para ser alguien, me preparo para que me vean, para significar algo, para SER!, pero la gente que va a una universidad tan grande, no es que no quiera ser ES QUE QUIERE VIVIR!!!... y la vida es más importante. Yo puedo llegar tarde a una clase, y no pasa nada, pero no puedo llegar tarde a la vida, porque puedo no llegar nunca. Lo importante aquí es reconocer que la verdadera responsabilidad no es la de querer llegar a ser alguien y después DAR, sino que DAR PARA PODER SER ALGUIEN. Me parece curioso el hecho que al fin de cuentas lo que buscamos, lo buscamos todos por igual, pero de diferentes formas.

4. Mi invisibilidad me hace fuerte, mi visibilidad me hace aún más fuerte
El hecho que nos volvamos invisibles de vez en cuando, nos da la capacidad de poder ver subjetivamente, y objetivamente. Porque nos permite abstraernos del mundo, y contemplar, ver, vivir, sentir, oler, tocar, bailar, SER. Pero el hecho de invisibilizarte te da ganas de visibilizarte, y en ese proceso es donde tomás fuerzas de donde no las hay y hacés de morros, huacalitos; y empezás a hacer bulla, y empezas a visibilizarte, y empezás a crecer... hasta que de repente, y sin querer queriendo te volvés invisible y necesitas retraerte a pensar... a volver a ser.




3 comentarios

Entradas populares de este blog

Carta de agradecimiento a la memoria de un amigo

Salarrué - La primeritita comunión Menchedita Copalchines

Cualidades de un Publicista