Laylí y Majnún



Historia de Laylí y Majnún

“Ha de medirse la búsqueda con la vara del Majnún del Amor. "

"Dice el relato que un día se encontró a Majnún tamizando el polvo, bañado en lágrimas. Le preguntaron: "¿Qué haces?" Él dijo: "Busco a Laylí".

Ellos exclamaron: "¡Ay de tí! ¡Laylí es de espíritu puro y la buscas en el polvo!"

Majnún contestó: "Labusco por doquier, quizás la encuentre en algún lugar".

Por cierto, y a pesar de que para los sabios es vergonzoso buscar en el polvo al Señor de los Señores, aúnasí ello da muestras del intenso ardor de la búsqueda.

"Quienquiera busque algo con celo, loencontrará".

El verdadero buscador nada persigue sino el objeto de su búsqueda, y el amante no tiene deseo alguno salvo la unión con su amada; no alcanzará el buscador su meta a menos que todo lo sacrifique. Es decir,tiene que reducir a nada todo lo visto, oído o entendido para poder así entrar al reino del espíritu, que es laCiudad de Dios. Es necesario el esfuerzo, si hemos de buscarlo; necesario es el fervor, si hemos de gustarla miel de la reunión con Él; y si probásemos de esta copa, desecharíamos el mundo. En esta jornada el caminante mora en toda tierra y habita en toda región. En cada rostro busca la belleza del Amigo; en cada país indaga por el Amado. Se une a todos, y busca la compañía de cada alma, puesquizás pueda descubrir en alguna mente el secreto del Amigo o contemplar en algún semblante la bellezadel Amado. Y si con la ayuda de Dios encontrase, en esta jornada, alguna señal del Amigo sin rastro y, del mensajerocelestial, inhalara la fragancia del añorado José, ha de entrar directamente al será consumido en el fuego del amor.


Bahá’u’lláh, Los Siete Valles

“El amor no admite vida ni va en pos de existencia.
Mira la vida en la muerte, y en la humildad busca la gloria.
Para merecer el frenesí del amor hay que tener mucho saber;
Para ser digno de las cadenas del Amigo hay que ser un cautivo meritorio.
¡Feliz el cuello que es presa de Sus lazos,
y favorecida la cabeza que es echada en el camino de Su amor!.
Por tanto, ¡Oh amigo! Renunciad al yo si habéis de encontrar al Incomparable,
y huid de la tierra mortal si habéis de reposar en el divino nido.
Si habéis de encender el fuego de la existencia y ser admitido en el sendero del amor...sed nada

Bahá’u’lláh, Los Siete Valles

Links: In English

Historia original en PDF



1 comentario

Entradas populares de este blog

Carta de agradecimiento a la memoria de un amigo

Salarrué - La primeritita comunión Menchedita Copalchines

Cualidades de un Publicista